Qué y dónde comer barato en París

¿Estás planeando tu viaje a la capital francés y quieres saber dónde comer barato en París? Esta es una ciudad tan perfecta que, además de historia, arte y cultura, tiene una excelente gastronomía.

Vinos, quesos, panes, pastelería y un sinfín de etcéteras de una increíble calidad y sabor pueden ser completamente accesibles con solo saber adónde ir.

¡Presta atención a estos consejos! ¡Y buen provecho y salud!


¿Buscas más información para organizar tu viaje? Revisa la sección:

Consejos para viajar a Francia


Consejos para comer en París

  • Horarios para comer en París

    Los horarios de apertura de la gran mayoría de tiendas y restaurantes en París (con excepción de los más grandes y comerciales) es desde las 9.30 o 10 a 19.30 h, de lunes a sábados.

    Los domingos suelen cerrar, aunque es común ver mucha cantidad de comercios de la zona de Champs-Élysées y otras áreas mayormente turísticas que no cierran sus puertas los fines de semana.

    Dado que los parisinos suelen almorzar entre el mediodía y la 1.30 h, es también es frecuente que los establecimientos más pequeños cierren después de este horario, y vuelvan a abrir recién para la cena.

    Entonces, recuerda esta regla: para almorzar, intenta hacerlo entre las 12 y las 14, mientras que para cenar, desde las 20 o 20.30 hasta las 22.30 h.
    Obviamente si eres de los que cenan temprano podrás encontrar también algunos lugares abiertos, pero te aseguramos que no verás ningún parisino alrededor.

    Si un restaurante tiene el cartel de “service continu”, esto significa que tienen horario corrido y que no cierran luego del almuerzo, por lo que podrás comer allí a cualquier hora.

    Los bares suelen tener horario corrido desde las 7 a las 2 h, e inclusive hasta más tarde, dependiendo la zona y el permiso que posean.

    Otro dato importante que debes saber es que los supermercados o las tiendas de alimentos abren, en su mayoría, de lunes a sábados y algunos suelen abrir el domingo por la mañana.

    Por último, si tienes planeado ir a comer al restaurante de un museo (ojalá que no, dada la baja relación precio-calidad) ten en cuenta que, dependiendo al que acudas, cierran el lunes o el martes.

  • Cómo pedir en un restaurante parisino

    Los parisinos, así sea en un establecimiento netamente turístico, suelen ser algo relajados a la hora de atender o servir a su clientela.

    Nos hemos encontrado (varias veces) en situaciones un tanto incómodas donde nos han hecho sentir un poco como que nos estaban haciendo un favor al dejarnos sentar en sus mesas. Sabiendo esto, ármate de paciencia y no te preocupes si te sucede algo similar, ¡pues no será algo personal!

    Algo que puedes hacer para sumar unos puntos con el personal parisino es intentar, al menos, saludarlos en francés. Los parisinos son muy defensores de su idioma (y con lo lindo que es, ¿quién no lo sería?) por lo que si te aprendes algunas palabras básicas en francés probablemente empieces con el pie derecho.

    Otra cosa para tener en cuenta es que la mayoría de los restaurantes, sobre todo los pequeños locales típicamente parisinos (y con la comida más rica, hay que reconocerlo), no tienen otro idioma en sus menús que el francés. Es por eso que te recomendamos tener a mano alguna app de idiomas en tu teléfono para traducir el menú ¡y saber qué es lo que estás pidiendo!

  • Ordena agua para beber en París

    Uno de los mejores consejos que podemos darte para comer barato en París es que en lugar de pedir aguas minerales (que será la primera oferta de los camareros) pidas tu “garraf d’eau”.

    Esto es simplemente una jarra de agua natural, completamente potable y apta para consumo. ¡Y lo mejor es que puedes pedir todas las que quieras!

  • Evita pedir vino en copas o utiliza la técnica del descorche

    Si bien suele ser tentador pedir una copa generosa de vino con un valor desde los €3.50, esto solamente es ventajoso para aquellos que beban solos.

    Siempre será mucho más conveniente y fundamentalmente rico (ya que te aseguras que el vino fue abierto en el mismo momento y es exactamente el que has pedido) pedir una botella y, llegado el caso, llevarte a tu casa (u hotel) el sobrante.

    Esto es algo más que normal en los parisinos así que no te preocupes: ¡nadie va a mirarte raro por marcharte del restaurante con la botella bajo el brazo!

    Otra opción que se encuentra en auge desde hace algún tiempo es utilizar el descorche. Esto consiste básicamente en llevar un vino de tu elección (comprado en un supermercado o en una vinoteca antes de ir) y, sin importar el precio del mismo, el restaurante te cobrará una suma fija para que lo tomes allí (usualmente es el valor del vino más económico de su carta).

    Esta es una excelente forma de comer barato en París, ¡con un vino mucho más accesible que el que puedes conseguir en el restaurante!

  • Elige los menús de día

    Al igual que sucede en varias ciudades, siempre es más económico pedir el menú del día a seleccionar platos individuales.

    París no es excepción a esta regla, y hay muchos restaurantes de la ciudad que ofrecen esta modalidad.

    Suelen venir con entrada, plato principal, bebida y postre, y algunos incluyen hasta una copa de vino o una cerveza.

  • Happy hour en bares

    Por otro lado, es frecuente en París que en algunos bares y restaurantes haya promociones de 2 x 1 en determinados horarios (generalmente de 16 a 18, la hora de la apertura).

    No solo podrás encontrarlas en bebidas sino también en muchas comidas, por lo que puede ser una muy buena manera de ahorrar dinero si tan solo te amoldas un poco a los horarios.

  • Dónde sentarse en un restaurante parisino

    Otra cosa que puede servirte a la hora de comer barato en París es hacerlo en la barra. Además de ser una experiencia diferente es una excelente alternativa para ahorrarte el servicio de mesa, pedir promociones diarias (que no se sirven en las mesas) y además, compartir el espacio con auténticos parisinos en su receso del almuerzo.

    Otra cosa a tener en cuenta es que en algunos lugares cobran un plus por sentarse en la terraza o en el patio. Generalmente lo indican en alguna de sus puertas o cerca de la caja, pero ante la duda, puedes consultar al camarero antes de sentarte.

  • Propinas

    En cuanto a la propina, debes prestar atención al ticket que el camarero te entregue, ya que en algunos bares y restaurantes esta viene incluida en el precio final.

    Si no está incluida se suele dejar entre el 5% y el 15% del total de tu consumo.

En este artículo se explicará qué y dónde comer en París sin embargo una excelente manera de conocer más acerca de la comida francesa más clásica, es de la mano de un experto, puedes reservar un tour gastronómico por la ciudad para aprender más.

Da clic aquí para ver precios y reservar tu tour gastronómico en París

Qué comer en París

Si estabas buscando qué comer en París, ¡te decimos que has llegado a la sección correcta!

No hace falta gastar una exorbitante cantidad de dinero para poder probar las delicias que la capital francesa tiene para deleitarnos.

Te contamos algunos de nuestros snacks y platos favoritos para probar en París

  • Pastelería, dulces y chocolates

    La pastelería siempre estuvo a la vanguardia en Francia, es por ello que probar algunas de sus deliciosas creaciones es algo que te recomendamos hacer en tu visita a París.

    – Croissants

    Puedes empezar el día con un clásico croissant, bien típicos de este país (aunque controversiales, ya que los austríacos se los adjudican como propios) y muy fáciles de conseguir en cualquier panadería (boulangerie) parisina.

    – Pain au chocolat

    Otra alternativa para los más golosos es el pain au chocolat<, una esponjosa masa de hojaldre rellena de chocolate. Es frecuente encontrarla también bajo el nombre de “chocolatine”. ¡Y no creemos que sea una redundancia acompañarlo con un delicioso chocolate caliente en tu desayuno!

    – Crepes

    Otro clásico dulce de Francia son los crepes. Aunque también los hay salados, nuestros favoritos son los rellenos de Nutella, frutillas o, simplemente, algo de azúcar espolvoreada por encima.

    Lo mejor de los crepes es que puedes armarlos a tu elección con tus ingredientes favoritos y que, además, son una de las opciones más económicas para comer barato en París, ¡con creperías al paso prácticamente en todos lados!

    – Chocolates

    Al igual que los belgas y los suizos, los franceses se destacan por el refinamiento y la sofisticación de sus chocolates. Si bien en cualquier supermercado puedes encontrar excelentes chocolates a muy buen precio, si tienes la posibilidad visita una chocolatería y date un gusto llevándote una caja de regreso a casa.

    – Tarte Tatin

    Esta deliciosa tarta de manzanas caramelizadas es una de nuestras cosas favoritas para comer en París. Suele servirse caliente y acompañada con una bocha de helado, y generalmente aparece en el menú de cualquier cafetería o restaurant parisino.

    – Brioche

    Este es un pan dulce super ligero y esponjoso que se realiza en base a leche, huevos, azúcar, harina y mantequilla. Se puede comer solo o con algún acompañamiento (tanto dulce como salado).

    – Macarons

    Por último, te recomendamos probar los exquisitos macarons. Hechos de los colores más variados, estas galletas dulces de harina de almendras y rellenas con un sinfín de variedades son otro de los tantos clásicos que no puedes dejar pasar en tu visita. Puedes conseguirlos en varios locales de especialidad, pero te recomendamos buscar opciones más baratas (aunque igual de buenas) en las boulangerie de barrio.

  • Platos típicos franceses

    Si estás buscando los platos más clásicos para pedir en un restaurante durante tu visita a París, aquí va una lista de nuestros preferidos:

    – Foie gras

    Esta suerte de paté de hígado de ganso o pato es considerado como un plato gourmet en todo el mundo, y es frecuente que sea servido como entrada en los restaurantes pa