Ventajas de usar la Tarjeta OMNIA en Roma y consejos para usarla

IMPORTANTE – CORONAVIRUS

Debido a la emergencia del COVID-19, Italia ha suspendido todas las actividades, entradas a lugares turísticos y limitado la movilidad en el país por todo el mes de marzo. Toma las precauciones necesarias.

Si tienes alguna actividad, transporte, hotel o entrada prepagada te recomiendo contactar directamente con la empresa y ver sus políticas de cancelación. También contacta tu seguro de viajero para revisar si aplica alguna política de cancelación o interrupción del viaje.

Roma es increíble y no me cansaré de repetirlo. La arquitectura, historia, comida y el gelato, definitivamente el gelato, hacen de esta ciudad una de las favoritas de cualquier persona que viaja por Europa.

Pero a pesar de todas las cosas que hacen de Roma una ciudad de ensueño, ésta recibe millones de visitantes al año haciendo que la magia desaparezca inmediatamente y de forma constante cada vez tienes que hacer interminables filas bajo el sol tan sólo para entrar a una atracción o tomarte una foto.

Y aunque siempre he sido consciente de esto, en mi última visita fui en contra de mis propios consejos para viajar a Italia y visité Roma en verano.

Pero gracias a este error, por llamarlo de una forma, me permitió darme cuenta de las verdaderas ventajas de usar la tarjeta Omnia en todas las atracciones que incluye.

En un artículo anterior había hablado de si merece la pena el Roma Pass o la tarjeta Omnia, sin embargo en esta ocasión me enfocaré únicamente en las ventajas de esta última y cómo puedes aprovecharla al máximo. Pero antes de continuar, me desviaré un poco y te daré un consejo adicional.

Evita a toda costa viajar a Roma en el verano. Visita otros destinos, mueve las fechas de viaje y haz todo lo posible para evitar estar en esta ciudad en el verano. Las mejores temporadas para Roma es primavera y otoño (tanto en clima como en precios), aunque en primavera también evita Semana Santa.

Si no te es posible cambiar itinerario o fechas entonces te aseguro que la tarjeta OMNIA demostrará ser rápidamente una de las mejores decisiones e inversiones que harás en tu viaje.


IMPORTANTE

En este artículo no me adentraré en el tema de qué incluye la tarjeta, que actividades se pueden hacer, cómo comprarla, cómo activarla, etc., esto lo abordo con profundidad en este artículo:

Merece la pena comprar la Roma Pass

Este artículo estará más enfocado en darte una opinión sobre la Tarjeta Omnia basada en mi experiencia, para que así puedas decidir o no comprarla y en caso que decidas comprarla, realmente cómo sacarle provecho e intentar resolver todas esas dudas que puedes tener.

.

Ventajas de comprar la tarjeta Omnia para Roma

Reconozco que la tarjeta Omnia no es una tarjeta barata (da clic aquí para conocer los precios actuales) e incluso puede que comprar las entradas por separado puede llegar a ser más barato sin embargo las dos principales ventajas que encontré fueron:

  • Comodidad

    Compras una tarjeta y listo.

    Esto quizás parecerá algo obvio o muchas personas lo subestiman, es cierto que para la mayoría de las atracciones es posible comprar los boletos con anticipación y seleccionar un horario de entrada pero justamente la tarjeta evita esos pequeños inconvenientes, que quizás una vez que sucede no causa mucho problema pero varias veces se vuelve tedioso, y estos son:

    1. Encontrar a página oficial de venta de entradas de cada atracción. Si no encuentras la página oficial de venta de entradas corres dos riegos: robo de datos y clonación de tarjeta o probablemente te están vendiendo la entrada un poco más cara por la comisión de venta. Haz la prueba y busca en google «Entradas al Coliseo Romano», te aparecerán un montón de páginas vendiendo entradas y ninguna de las que aparece es la primera página de Google es la oficial, al menos no cuándo hice la prueba.
    2. Elegir un horario y apegarte a éste. Si lograste encontrar la página oficial de venta de entradas, entender cómo funciona y encontrar los billetes que quieres comprar, te pedirá que selecciones un horario de entrada y aunque esto suena a una buena idea para evitar las multitudes y tener que esperar en la fila, también te obliga a tener que estar a tiempo en la atracción que piensas ver y apegarte a un horario, lo cuál me lleva al siguiente punto.
    3. Disponibilidad de entradas. Mencionaba al inicio del artículo que Roma es visitada por millones de personas al año, ¿no? Bueno, ahora imagina estos miles de turistas que están en Roma al mismo que tiempo que tú, quieren ver la misma atracción y también quieren reservar el mismo boleto. Esto hace que no siempre tengas la disponibilidad de horarios que buscas y en ocasiones te tocará un horario que hará que tengas que ajustar todos tus planes durante el día para poder llegar a esta atracción que reservaste, si es que la logras pagar.
    4. Problemas al usar tu tarjeta de crédito. El último inconveniente de comprar entradas por internet es que no siempre tu tarjeta funcionará, y no, no siempre es culpa de la página si no de tu banco que ha puesto medidas de seguridad adicionales para compras por internet, ahora tendrás que llamar a tu banco y autorizar cada compra que hagas o las compras que piensas hacer, mientras esto sucede tu orden ya se canceló y tendrás que comenzar todo el proceso para comprar tus entradas. (Tip: la tarjeta Omnia la puedes pagar con PayPal)

    Sé que puede parecer tedioso o incluso que estoy exagerando, pero no es así, para ser sincero tuve que pasar por cada uno de estos pasos para comprar varias entradas que no estaban incluidas en la tarjeta, y también otras atracciones en otras partes de Italia. Quizás tú corras con más suerte y prefieras comprar cada entrada por separado, pero en mi caso descubrí que prefiero tener todo en un solo lugar y de forma sencilla.

    Comprar la Omnia card y programar mis entradas al museo del Vaticano y a la Basilica de San Pedro (que era lo único para lo que necesitaba reserva de horario) me tomó menos de 5 min.

  • Entrada rápida.

    Lo he dicho antes y lo seguiré diciendo: viajar a Roma en verano es algo que no recomiendo a nadie. Las temperaturas son altísimas, hay personas en todos lados y para todo hay que hacer una fila interminable, por lo que creo que jamás valoré tanto las entradas rápidas de una tarjeta turística como este último viaje. El poder ahorrarme horas bajo el sol en definitiva hicieron que valiera la pena comprar la Omnia Card.

    En este pequeño vídeo puedes ver la fila para entrar a la Basílica de San Pedro, esta es tan sólo la fila bajo el sol para pasar seguridad, si estas buscando saltarte la fila lo puedes hacer si vas con un tour guiado pero si piensas visitar la Basílica por tu cuenta, tu tarjeta Omnia te permite pasar rápidamente por seguridad. En mi caso me tomó 2 minutos cruzar seguridad a pesar de la fila que vez en el video.

    Este otro vídeo te muestra la fila para el Museo del Vaticano, la entrada al Museo está al final de la cuadra. Como lo mencione antes, puedes adquirir las entradas con un horario marcado directamente en la página web del Vaticano pero generalmente se agotan. He de reconocer que incluso con la tarjeta Omnia tuve que hacer una fila pero esta fue tan sólo 15 min en comparación con la otra fila que normalmente son de horas.

Ventaja de comprar la Tarjeta Omnia, análisis financiero

Como lo comentaba al inicio, esta tarjeta no es del todo barata y si vas con bajo presupuesto puede que te convenga hacer las atracciones por separado. Veamos rápidamente los números.

Las principales atracciones a las que puedes entrar con el pase son:

  1. Coliseo y Foro Romano – 12 Euros
  2. Castillo de Sant’angelo – 10.50 Euros
  3. Museo del Vaticano – 30 Euros
  4. Basílica de San Pedro con Audioguia – 15 Euros
  5. Autobús turístico – 35 Euros
  6. Travelcard por 72 horas – 18 Euros

La suma de estas 6 actividades o beneficios son 120.5 Euros, si compras la Tarjeta Omnia sin ningún tipo de descuento o promoción, te cuesta 113 Euros (precio a Agosto 2018). Tendrías un ahorro de 7.5 Euros por persona. Si viajas en familia de 4 ya son 30 Euros de ahorro.

Tip Adicional: Este ahorro se incrementa si aprovechas para comprar la tarjeta con alguna promoción o usar algún código de descuento. Normalmente puedes aprovechar las promociones y la tarjeta la puedes usar hasta 12 meses después de la compra.

Ahora supongamos que estás viajando con bajo presupuesto y quizás tan sólo te interesa ver las cosas básicas como el Coliseo, Museo del Vaticano, Castillo de Sant’angelo, evitarías rentar la audioguía de la Basílica de San Pedro, evitarías usar el autobús turístico y en lugar de comprar un pase de transporte público por varios días mejor caminarías o pagarías tan sólo los viajes que realices.

Y aunque el ahorro no parece sustancial te recuerdo que las principales ventajas de la tarjeta Omnia es comodidad, acceso rápido y el ahorro adicional de las otras atracciones. Ya que la tarjeta Roma Pass, la cuál está incluida en el paquete, te brinda sólo 2 accesos gratuitos de las principales atracciones de Roma pero una vez que usaste estos accesos gratuitos aún puedes seguir haciendo uso de ella para obtener descuentos en las siguientes atracciones o museos que quieras ver.

Este ahorro es difícil de cuantificar por eso no lo incluí en los cálculos anteriores pero sin duda alguna representa un buen ahorro. Más detalles sobre esto aquí: Roma Pass y Omnia Card

Si después de leer hasta aquí te has decidido por adquirir la tarjeta Omnia, entonces continua leyendo para ver los consejos sobre cómo aprovecharla al máximo.

Para ver precios actuales y comprar tu tarjeta Omnia de la página oficial da clic aquí

.

Consejos para aprovechar al máximo la Tarjeta Omnia en Roma

  • Consejo 1 – Compra y reserva todo con anticipación, en especial en verano.

    Creo que hasta este punto ya te ha de haber quedado claro lo que es viajar a Roma en verano, y no exagero cuando digo que intenté hacer algunas reservas con un mes de anticipación y ya estaba todo agotado. Así que en el momento que decidas realizar tu viaje a Roma comienza a reservar todo, comenzando por el hotel y las atracciones.

    Hablaré más adelante sobre las reservas disponibles con la tarjeta Omnia pero por el momento comienza a reservar.

  • Consejo 2 – Aprovecha la Omnia Card y el Roma Pass de forma separada.

    Al comprar tu Tarjeta Omnia obtendrás dos tarjetas: Omnia Card y Roma Pass (valida para transporte público y atracciones)

    Cada una puede te permite acceder a diferentes actividades por lo que si viajas varios días puedes aprovechar varios días activando las tarjetas de forma separada. Puedes comenzar activando la Omnia, visitar el Vaticano, Basílica y hacer uso del Turibus y luego uno o dos días después activar la Roma Pass para visitar el Coliseo y algo más.

  • Consejo 3 – Acceso preferente al Vaticano y Basílica

    Sin duda alguna la principal ventaja de la tarjeta Omnia es  que incluye el acceso preferente al museo del Vaticano y a la Basilica de San Pedro, sin embargo para ambas atracciones es necesario reservar un horario, lo cuál es muy sencillo.

    Inmediatamente después de tu compra recibirás un correo electrónico con los detalles de dónde recoger tu tarjeta y luego un botón para realizar las reservas de tus visitas. Ten cuidado al momento de elegir los horarios ya que una vez seleccionados no es tan simple modificarlos.

    Email de reservas con la tarjeta Omnia

  • Consejo 4 – Sobre las reservas…

    Si lo prefieres puedes esperar a estar en Roma para realizar las reservas de tu tarjeta, en cualquiera de los puntos donde recoges la tarjeta puedes realizar las reservas. Te recomiendo que comiences con la reserva del Museo del Vaticano, esta debe de ser tu prioridad pues es la que se agota más rápido.

    Como lo comentaba en el punto anterior, ten mucho cuidado al momento de reservar pues si te equivocas o quieres cambiar de horario tendrás que contactar a los de Omnia para pedir la modificación de horario o esperar a estar en Roma y hacerlo en persona.

.

Consejos para aprovechar al máximo la Tarjeta Omnia en Roma

  • Consejo 5 – La mejor hora para visitar el Museo del Vaticano

    Si viste el vídeo anterior de las filas que se hacen para entrar al Museo del Vaticano debes saber que eventualmente toda esa multitud de personas estará dentro queriendo ver exactamente lo mismo que tú y desafortunadamente el Museo del Vaticano está construido de forma que no permite distribuir las multitudes si no que todos siguen el mismo camino en un sólo sentido.

    Eventualmente te sentirás cómo si estuvieras en una gran fila siguiendo a las personas tan sólo viendo lo que hay a tu lado; y esto es algo desafortunado pues el museo cuenta con obras de arte impresionantes que querrás detenerte un momento para admirarlas pero en ocasiones esto es complicado pues siempre habrá un grupo de turistas intentando caminar justamente por donde estás parado.

    Sin embargo algo que note y que posteriormente confirme es que la mejor hora para visitar el Museo del Vaticano es justamente a la hora de la comida, entre 1 y 3 P.M.

    Es durante esta hora cuando todas las multitudes se han disipado, los grupos de turistas de la mañana ya han dejado el lugar para continuar su viaje y los de la tarde aún no han llegado.

  • Conse