Qué ver en Roma en 3 días

Roma es un museo al aire libre. Una ciudad en la que puedes caminar mientras viajas en la historia. ¿Quién nunca soñó con visitarla? Desde El Coliseo, su emblema mundial, hasta el Vaticano, sus iglesias y sus plazas. Nada tiene desperdicio en la ciudad eterna.

En este artículo de qué ver en Roma en 3 días voy a darte una guía para que puedas conocer la ciudad, aunque no cuentes con mucho tiempo.


¿Necesitas más consejos para viajar a Roma? Lee:

23 Consejos para viajar a Roma por primer vez 


Consejos para visitar Roma en 3 días

  • Cuándo ir a Roma

    La época en la que decidamos ir a Roma es crucial si queremos tener una buena experiencia.

    Debemos tener en cuenta el clima y también las temporadas. La cantidad de turistas que la visitan es increíble. Por eso lo mejor es elegir la época de menor afluencia de turismo.

    Para decidir en qué fechas ir, debemos tener en cuenta que es mejor evitar el verano. No sólo por el calor, sino también porque en la ciudad suele haber problemas con la distribución de agua. Entonces mejor no ir en los meses de julio y agosto.

    Abril y mayo son dos meses ideales para visitar Roma. En la primavera el clima es perfecto, pero el turismo comienza a incrementarse. Si decides ir en Primavera, recuerda evitar ir en Semana Santa, ya que la ciudad es un caos de gente. Luego, en el otoño, los meses de septiembre y octubre, también son buenos para elegirlos como fechas posibles.

    No menos importante es el factor económico para tomar la decisión de elegir la fecha perfecta. Si no nos molesta el frío y pasar algunos días de lluvia, pero queremos ahorrar en nuestro presupuesto, tenemos que elegir los meses de invierno.

    En mi experiencia particular, elegí por pura casualidad uno de los mejores momentos para conocer Roma. Sea por suerte o porque en ese mes los turistas decidieron partir a otros rumbos, la segunda semana de enero fue una maravilla. No había muchos turistas y la ciudad estaba hermosa.

    Además el frío era agradable y el clima fue bueno. Aunque tuve bastante suerte con el clima porque luego de esa semana una ola de frío polar invadió Europa y yo me salve de viajar con lluvia y nevadas por un pelo.

    • Si tu prioridad es el buen clima: Abril, Mayo (primavera), Septiembre y Octubre (otoño)
    • Si no tienes mucho dinero: Noviembre a Marzo.
    • Si no quieres cruzarte con muchos turistas: Enero a Febrero (evitando las Fiestas de Navidad y Año Nuevo)
  • Reserva con anticipación

    Como mínimo recomiendo que un mes antes del viaje tengas las reservas de alojamiento si quieres visitar Roma. No por nada es una de las ciudades más concurridas por el turismo.

    Reserva antes para poder elegir lo que más te convenga, de lo contrario, tendrás que hospedarte en lo que quede libre y eso nunca es una buena opción.

    Al final del artículo podrás leer dos recomendaciones de hospedajes.

  • Considera comprar alguna de las tarjetas turísticas de la ciudad

    Cuando viajamos a lugares muy turísticos y los visitamos en temporada alta, estas tarjetas pueden salvarnos la vida.

    Roma cuenta con dos tarjetas turísticas: la OMNIA Card y el Roma Pass, y te pueden ser de gran ayuda si tu plan es tratar de visitar la mayoría de atracciones de la ciudad.


¿Buscas más información? Lee el artículo:

Ventajas de usar la tarjeta OMNIA en Roma


Qué ver en Roma en 3 días – Día 1

En este día vas a recorrer los edificios romanos más emblemáticos. Vas a hacer un viaje hacía la Roma antigua:

  • Toma un Free Walking Tour

    Una de las primeras cosas que te recomiendo hacer en Roma (sobre todo si es tu primera vez) es poder tomar uno de los famosos Free Walking Tours.

    Si no estás familiarizado con estos tours, básicamente consisten en que un guía especializado te va a llevar por los sitios más reconocidos de Roma, contándote en español acerca de su historia y más. Al final del paseo, tú le das una propina que consideres justa por su trabajo.

    Da clic aquí para reservar tu Free Walking Tour por Roma

  • El Coliseo Romano, el Foro Romano y el Palatino

    El Coliseo debe ser una de tus prioridades en Roma. Es uno de los edificios emblema de Roma y un imperdible porque representa la historia viva de la época romana.

    Es el anfiteatro romano más grande y tiene casi 2.000 años de antigüedad.

    El Foro Romano fue el centro político, económico y cultural de la antigua Roma. Pero más allá de la historia el lugar es increíble y es enorme.

    Caminar por la calle Sacra, donde caminaba Julio Cesar, visitar los restos de la antigua Roma en el Foro Romano. En mi humilde opinión, el Coliseo es monumental, pero el Foro es invaluable. Tienes que ir a los dos, si o sí.

    El Palatino fue uno de los primeros asentamientos de Roma y vale la pena conocer los palacios que todavía se mantienen en pie. Desde allí las vistas son increíbles.

    El Monte Platino está a escasos metros del Foro Romano. Allí, según dice la leyenda, estaba la cueva en la que fueron criados Rómulo y Remo.

    Ésta es una visita para hacerla combinada, ya que pagas una entrada para las 3 atracciones y los lugares están tan cerca, que se puede ir caminando.

    Te recomiendo primero ve al Coliseo bien temprano, ya que la mayoría de los turistas sólo van allí y a las 10 de la mañana está repleto de gente. Después ve al Foro Romano, ya que encontrarás menos gente y al final ve al Palatino, ya que se encuentra un poco más lejos que el resto.

    Primero debes saber que para poder visitar el Coliseo sin que haya demasiada gente debes levantarte temprano. Mi recomendación es que llegues a la entrada antes de las 8 de la mañana.

    Si quieres puedes sacar la entrada anticipada, pero no lo recomiendo. Ya que a las 8 de la mañana la cola es poca y, de todas maneras, deberás ir a esa hora para poder disfrutarlo sin muchos turistas molestos.

  • Arco de Constantino

    Desde el Coliseo podrás verlo desde arriba. Desde ya es un arco que no te pasará desapercibido y que es imposible que te lo pierdas.

    Luego de recorrer el Coliseo, puedes bajar a tomarte unas fotos en el jardín verde que lo rodea. Es hermoso y gratuito.

    Su construcción data del año 315 y fue construido bajo las órdenes de Constantino, el grande a modo de celebración tras vencer a Majencio en la batalla del Puente Milvio.

    A sólo un paso del Coliseo, es una parada imperdible.

  • Altar de la Patria

    Es el Monumento a Victor Manuel II, realizado en conmemoración a la unificación de Italia de los distintos reinos que antes la conformaban.

    Es un monumento enorme que está construido sobre una colina. Si es un día soleado, mejor lleva anteojos oscuros. La blancura de sus mármoles puede encandilarte.

  • Plaza del Campidoglio y Museos Capitolinos

    Miguel Angel diseñó y construyó la Plaza del Campidoglio. En ella vas a poder sacarte una foto con La Loba de de la leyenda de Rómulo y Remo.

    En la misma plaza están ubicados los museos Capitolinos. Están divididos en dos palacios, Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo,  que se comunican por una vía subterránea que cruza la plaza del Campidoglio bajo tierra.

    En estos museos vas a encontrar la estatua original de La Loba Capitolina y la estatua original de Marco Aurelio, cuya copia podrás ver en la plaza.

    Si te gusta el arte y la historia romana, estos museos son una visita obligada.

  • Circo Massimo

    El Circo Massimo fue uno de los más grandes de Roma, con una capacidad para contener a 300 mil personas. Tenía forma alargada y hoy en día no quedan demasiados restos, pero es una visita imperdible.

    Además te queda de paso para ir a la Bocca della Veritá.