Qué ver en Ámsterdam en 3 días

NECESITAMOS DE TU AYUDA

La pandemia vino a cambiar muchas cosas en nuestra vida y en los viajes no fue la excepción, es por ello que necesitamos de tu ayuda.

El objetivo de este blog siempre ha sido ayudar a las personas a organizar un viaje por cuenta propia a cualquier parte del mundo pero con todos los cambios de los últimos años es posible que la información que publicamos ya no sea 100% exacta.

Estamos trabajando de forma constante intentando actualizar la mayor cantidad de artículos posibles para reflejar cualquier cambio que pudo haber sucedido en los últimos años pero con cientos de artículos publicados es una tarea monumental y aquí es donde solicitamos de tu ayuda.

Si estás leyendo un artículo y encuentras que alguna información ha cambiado o es errónea por favor escribe un comentario en la parte final del artículo y nosotros nos encargaremos de actualizarlo

Algunos ejemplos de cosas que pudieron haber cambiado:

  • Algunos restaurantes, hoteles, atracciones, etc., ya no están en funcionamiento o cerraron sus puertas. Ayúdanos a identificarlos para actualizarlo y dar otra recomendación.
  • Horarios de apertura o cierre de atracciones, restaurantes, hoteles.
  • Todos los países están pasando por una inflación jamás antes vista, y aunque intentamos actualizar los precios de la mayoría de las cosas, nos ayudaría si nos señalaras el cambio de precios que notas.
  • Reservas necesarias. Algunas atracciones era posible visitarlas sin reserva previa, ahora muchas requieren de reserva obligatoria.
  • Nuevas Apps de atracciones o para realizar reservas; por ejemplo, muchas tarjetas turísticas era necesario ir a recoger físicamente el pase para poder hacer uso de éste, ahora ya no, es posible descargar una app y listo.

Los últimos años no han sido fáciles pero creemos en el poder transformador de viajar.

Los viajes nos ayudan a descubrir realmente quiénes somos, darnos cuenta de lo interconectados que estamos y cómo nuestras acciones por más insignificantes que parezcan tienen un impacto global pero sobre todo, nos ayuda a generar empatía.

Descubrir que a pesar de vivir a cientos de kilómetros de distancia, hablar un idioma diferente y tener creencias distintas, todos somos iguales. Reímos, sufrimos y amamos de igual manera, nos preocupan las mismas cosas y simplemente buscamos la felicidad de nuestros seres queridos y la nuestra en este pequeño espacio de tiempo que llamamos vida.

Por ello, te pedimos de favor que nos ayudes a que este blog sea una herramienta que permita a las personas salir y conocer este mundo con una acción tan sencilla como ayudarnos a actualizar la información aquí publicada.

De antemano, MUCHAS GRACIAS.

La hermosa capital holandesa es uno de los destinos predilectos de millones de turistas que año a año la visitan.

Su historia, su arte su cultura y su progreso hacen de esta ciudad un destino perfecto para todos aquellos que disfruten el orden y la educación.

Si te preguntas ¿qué ver en Ámsterdam en 3 días?, este artículo es perfecto para ti.

¡Compruébalo tú mismo!


¿Buscas más información para organizar tu viaje? Lee la sección:

Consejos para viajar a Holanda


Consejos sobre qué ver en Ámsterdam en 3 días

Para seguir este itinerario sobre qué ver en Ámsterdam en 3 días te recomendamos lo siguiente:

  • Adquiere la I Amsterdam Card

    Esta fabulosa tarjeta es sumamente útil ya que cuenta con la ventaja de proporcionar entrada gratis a los museos más importantes, grandes descuentos en tiendas y espectáculos y fundamentalmente el metro, los buses y los tranvías son gratis e ilimitados.

    Estos son algunas de las atracciones incluidas en la tarjeta:

    • Van Gogh Museum
    • Rijksmuseum
    • Hermitage Amsterdam
    • Amsterdam Castle Muiderslot
    • ARTIS – Micropia – Museum de los microbios
    • NEMO Museo de la ciencia
    • Muchos, muchos más….

    Haz clic acá para ver precios y detalles de la tarjeta

  • Renta una bicicleta

    Ámsterdam tiene el mote de «la capital mundial de la bici», por lo tanto está completamente adaptada a este medio de transporte.

    Toda la ciudad está adaptada para que ella sea la vedette de las calles. Encontrarás cientos de puestos de alquiler y por muy poco dinero puedes disfrutar esta increíble experiencia.

  • Utiliza el tranvía

    Si no te animas a rentar una bici, lo mejor es recorrer la ciudad a pie, pero cuando te canses puedes usar el sistema de tranvías de la ciudad.

    Con este completo sistema de transporte habrá muy pocos puntos a los cuales no puedas acceder y si compras alguna de las tarjetas de viaje el costo será mínimo.

    Haz clic aquí para encontrar más información acerca de cómo moverse en Ámsterdam.

Equipo recomendado para tu viaje a Ámsterdam

.

Qué ver en Ámsterdam – Día 1

Ámsterdam es una hermosa ciudad que sin lugar a dudas no te desilusionará.

Aquí te damos algunos consejos sobre qué ver en Ámsterdam en 3 días y te sugerimos por dónde empezar.

  • Visita la Plaza Dam

    Comenzamos el primer día en la plaza principal de la ciudad: creada en el siglo XIII se encuentra en el centro neurálgico de la misma por lo tanto es el punto de reunión por excelencia.

    En su centro se encuentra erigido un gran obelisco que conmemora los caídos durante la Segunda Guerra.

    Los imponentes edificios que lo rodean son el marco perfecto para retratar si eres un apasionado de la arquitectura.

    En ella podrás encontrar muchos puestos de comida, tiendas, bares y restaurantes. Siempre habrá espectáculos callejeros, conciertos y en la primavera se celebra el carnaval.

    Además puedes visitar la Nieuwe Kerk (la nueva iglesia) se encuentra ubicada junto al Palacio Real y es un punto muy concurrido. Fue construida en el siglo XV y reconstruida en el siglo XVII bajo el estilo Gótico tras un gran incendio que la destruyó.

    En ella se han celebrado la coronación y las bodas reales.

    Si tienes la I Amsterdam Card te recomendamos visitarla, en caso contrario con un valor de €10 no creemos que valga la pena.

    El Plaza Magna que se encuentra cerca de la plaza es un antiguo edificio estilo gótico que funcionó como oficina de correos hasta el año 1988 y en la actualidad es uno de los shoppings con los negocios más exclusivos de Europa.

    Simplemente recomendamos entrar para ver su imponente arquitectura pues los precios son más que altos.

  • Recorre el Palacio Real

    Si bien este edificio no es la residencia oficial de la familia real, es usado frecuentemente para importantes recepciones y ceremonias oficiales.

    Si quieres ver su interior con lujo de detalles no dejes de visitarlo para sorprenderte con la opulencia de su construcción.

    Su precio es de €10 e incluye una audioguía y puedes sacarlo online a través de su página oficial.

    Si reservas con anticipación puedes acceder a visitas guiadas (aunque sus precios son bastante elevados), donde además de contemplar su ostentoso interior conocerás un poco de la historia holandesa.

  •  Almuerza en Chipsy King

    Las papas fritas son la especialidad y el punto débil de los holandeses; tanto así que ellos se adjudican su creación (algo que siempre ha generado rivalidad con los belgas, que también se jactan de ello).

    Este restaurante de comida rápida es una buena opción para degustarlas y juzgar por tu propia cuenta si merecen llevarse el podio como pretenden los locales.

    Tiene una excelente relación precio calidad y es una buena excusa para poder comer unas papas fritas y tomar una cerveza, que nunca está de más.

  • Descubre el Begijnhof

    Se trata de un hermoso parque donde habitaba la comunidad de las Hermanas Beguinas y es uno de los puntos obligados de la ciudad.

    En él se encuentran la casa más antigua de Ámsterdam la primera iglesia clandestina de la ciudad, oculta tras la fachada de unas casas.

    La historia es muy interesante ya que estas monjas dedicaban su vida entera a los más necesitados, eran fervientes devotas del cristianismo pero podían dejar sus hábitos en cualquier momento o si decidían, contraer matrimonio. Es por ello que fueron rechazadas por la iglesia y debieron tener su propia capilla clandestina. Las que decidieron continuar con la devoción debieron tomar los hábitos de las Carmelitas.

    Su entrada es gratuita y solo te piden que evites las fotografías en su interior ya que actualmente son residencias privadas.

  • Pasea por el Bloemenmarkt

    El Mercado de flores se encuentra construido sobre barcazas a orillas del río Sengel. Fue construido en el año 1860 y hasta el auge del transporte terrestre era desde allí donde viajaban todas las flores a través de sus canales.

    Cuenta con varios puestos en los que puedes encontrar artículos de jardinería, semillas, plantas y bulbos. En los puestos encontrarás gente experta en el rubro y obviamente se destacan los coloridos tulipanes y orquídeas.

    Ya sea que te guste la botánica, la fotografía o quieras encontrar todo tipo de souvenirs, que van desde imanes, llaveros, los míticos zapatos suecos y un gran etcétera, definitivamente debes conocerlo.

    Si bien abre todos los días, es usual que los domingos encuentres varios puestos cerrados.

    Si realizas una compra de semillas o bulbos te aconsejamos que pidas un certificado para pasar por la aduana. Afortunadamente tuvimos suerte y no nos encontramos ningún inconveniente en las fronteras, pero es una prevención que te recomendamos tener en cuenta.

  • Merienda en De laatste Kruimel

    Este pequeño café se encuentra muy cerca del mercado de flores y se destaca por sus excelente y sencillo menú: café, jugos, tortas y tartas, panqueques, waffles y alguna que otra cosa más.

    Su café, su tarta de manzana y su brownie son para nosotros uno de los mejores que hemos probado en la vida y definitivamente de todo Ámsterdam.

    El local es súper pequeño, casi no hay vestigios de turistas y el ambiente es muy relajado con camareras amables y dispuestas a atender a todas tus preguntas.

    También hay opciones saladas y vegetarianas como sándwiches, tartas, croissants o ensaladas. Tanto estos cómo las tortas son totalmente frescos y hechos en el día con ingredientes de primera calidad.

    Si eres de los que prefieres el buen gusto y la calidad por sobre la ostentación del local y los menús interminables, sin lugar a dudas es el lugar adecuado para ti.

  • Explora el Rembrandthuis

    En el Museo Rembrandt podrás conocer el interior de la casa del afamado pintor barroco destacado, entre otras cosas, por el uso de las luces en sus obras. Es una casa que data del siglo XVII completamente restaurada para que puedas conocer la gran mayoría de trabajos de este prolífero artista.

    Esta casa fue declarada museo en 1911 y está conformada por un ala que abarca sus pinturas y grabados y por otra que muestra cómo vivía.

    Se encuentra abierto de 10 a 17 horas y su entrada tiene un valor de €13. La entrada es gratuita con la I Amsterdam Card.

  • Finaliza el día en el Barrio Rojo

    Este el barrio rojo más popular del mundo, fue creado en el año 1200 y recibe millones de personas que año tras año quieren observarlo o tener alguna cita con las mujeres que allí esperan.

    Recordemos que en este evolucionado país la prostitución no solo es legal si no que está regulada por el estado desde el año 1911.

    Es un barrio completamente seguro, pero después de la medianoche debes tomar las precauciones que tomarías en cualquier ciudad grande: no descuidar tus pertenencias, no exhibir dinero y no involucrarte en ninguna discusión.

    Nota: No te detengas a mirar fijamente ni tomes fotografías a las mujeres que se encuentran trabajando en las vidrieras, esto además de ser invasivo, es ofensivo tanto para las mujeres como para los clientes.


¿Quieres saber cómo ahorrar dinero en tu visita? Lee:

Cómo viajar barato a Ámsterdam


Qué ver en Ámsterdam en 3 días – Mapa del día 1

.

Qué ver en Ámsterdam – Día 2

Para el segundo día de este itinerario nos dispondremos a recorrer otros clásicos de la ciudad.

  • Descubre el Grachtengordel

    Este cinturón de canales es dónde se encuentran ubicados los puntos más bonitos de la ciudad. Está colmado de bares, restaurantes, exclusivas tiendas, disquerías, regalerías y cafés.

    En el año 2010 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en él podrás encontrar los más bonitos canales como el de los Señores, en el que se encuentran las casa más bonitas de la ciudad; el Emperador, que es el más grande y el utilizado para patinar sobre hielo en invierno y el del Príncipe, donde se encuentra la casa de Anna Frank y las más pintorescas fachadas.

  • Tientate en Henri Willig

    Luego de caminar un buen rato, comprar algunas bebidas y unos cuantos quesos en la cadena Henri Willig para hacer un picnic improvisado a orillas del canal puede ser un excelente plan.

    Además de su gran variedad, podrás encontrar canastas y cajas pequeñas listas para realizar presentes y quedar bien con tus afectos. ¿A quién no le gusta que lo recuerden en un viaje? ¡Y si es con comida, mucho mejor!

    También puedes consultar por la cata de vino, quesos y cervezas, que te aseguramos que son geniales.

  • Ve de compras a De 9 Straatjes

    Este nombre se debe a que son 9 calles dedicadas exclusivamente a tiendas, que van desde alta costura, regalerías, objetos vintage de segunda mano, tiendas de diseño y decoración, disquerías, queserías y varias cosas más.

    Nuestra preferida es la calle Oude Spiegelstraat dónde predominan los discos nuevos, viejos y rarezas, los exóticos objetos coleccionables y las antigüedades.

    Aunque no seas fanático de las compras o tu presupuesto sea más que limitado merece la pena que conozcas este barrio al menos para tomar las más lindas fotografías de Ámsterdam.

  • Conoce la casa de Anna Frank

    Anna Frank, conjuntamente con toda su familia fueron perseguidos en el régimen nazi y tuvieron que esconderse en una habitación secreta tras el almacén del padre de la familia durante más de 2 años en los cuales Anna escribió su famoso diario, donde relata todo el sufrimiento que conlleva esa forma de vivir.

    Finalmeente, fueron delatados y llevados a un campo de concentración. El padre, Otto, fue el único sobreviviente de la familia y quien se dedicó a publicar el diario de su hija y hacer de su casa un museo para que el mundo conociera esta historia.

    La casa está cargada de una energía que es imposible que no se transmita no bien uno entra.

    No solemos decir que un punto es obligatorio en un viaje porque cada viajero es diferente, pero aquí vamos a hacer una excepción y recomendarlo fervientemente. No es algo alegre ni divertido, pero es sumamente necesario para revivir un poco de la historia y evitar que sea olvidada, asegurándonos así que jamás vuelva a ocurrir.

    Recomendamos también leer de antemano el Diario, para conocer así mejor la historia y sus detalles. En una de las habitaciones del museo se encuentra exhibido el diario original.

    La entrada tiene un valor de €10 y siempre es mejor comprarla en la página oficial con muchísima anticipación (meses) pues se agota rápidamente y adquirirla en taquilla puede implicar literalmente horas de cola y espera.

  • Pasea por el Noordermarkt

    Si te gustan los mercados de pulgas no creemos que haya otro lugar en Ámsterdam como este.

    En la plaza Noordermarkt en el bonito barrio de Jordaan puedes encontrar esta feria que se encuentra abierta toda la semana, con la particularidad de que los lunes renuevan el stock, lo que lo convierte en el mejor día para concurrir a buscar los objetos antiguos más lindos o excéntricos.

    Los sábados también hay mercado y los lunes además incluyen mercado textil con telas de diferente géneros y gran variedad de ropa de segunda selección.

  • Recorre los canales en bote

    Por las noches las ciudades siempre son más bonitas y Ámsterdam no es la excepción. Los canales tienen el plus del reflejo de las luces, la luna y las estrellas que le dan un encanto especial.

    Para finalizar un largo día nada mejor que un paseo en bote recorriendo los canales desde un punto de vista completamente diferente y con el agregado de el ambiente de distensión que brinda la noche.

    Hay muchos puntos de partida o terminales, en distintos lugares de la ciudad, pero Prins Hendrikkade 25 es el que mejor se adapta a nuestro recorrido.

    Tiene un valor de €15 y cuenta con audioguía en español, pero si tenemos la I Amsterdam Card es completamente gratuito.


¿Quieres saber más sobre tu viaje? Lee:

Consejos para viajar a Ámsterdam por primera vez


Qué ver en Ámsterdam en 3 días – Mapa del día 2