Haré una confesión, no se nada de fotografía. Absolutamente nada.

Antes de iniciar este blog de viajes siempre que viajaba a un lugar nuevo pedía que me tomarán una foto tan sólo para recordar que estuve ahí. Tomar personalmente las fotos intentando capturar la belleza del lugar simplemente jamás sucedió, no tenía interés alguno de hacerlo, siempre pensaba: “¿Para qué desgastarme intentando tomar una foto increíble cuando hay cientos de postales y fotógrafos profesionales que hacen un mejor trabajo?”

Conforme fui avanzando con el tema del blog me di cuenta que la fotografía era una necesidad básica y un acompañante ideal de la escritura, así que empecé a tomar fotos.

Taj Mahal en India