Qué y dónde comer barato en Madrid

Platillos típicos, cómo comer barato y más

Recorrer una ciudad hermosa como Madrid siempre es una aventura inolvidable. Si a ello le puedes sumar la experiencia de una exquisita comida con platillos típicos increíbles y materia prima de excelente calidad, el regocijo es doble.

Es por eso que en este artículo te daremos una serie de consejos para que puedas comer barato en Madrid sin necesidad de recorrer lugares alejados, buscar promociones imposibles o hacer largas filas.

¡Presta atención a estos consejos! ¡Y que aproveche!


¿Buscas más información para organizar tu viaje? Revisa la sección:

Consejos para viajar a España


INDICE 

Da clic en la sección que quieres leer

Consejos para comer barato en Madrid

  • Horarios para comer en Madrid

    España parece ser la excepción a la gran mayoría de países europeos en los que los horarios de las comidas suelen ser temprano.

    Obviamente, debido a esto, los restaurantes tienen horarios que pueden ser considerados algo exóticos por los visitantes en comparación al resto de Europa.

    Por ejemplo, mucha gente solo toma un café antes de iniciar su jornada laboral y recién cerca de las 11 una bocata (sándwich) o una tapa como desayuno.

    Es por eso que el almuerzo para los madrileños suele comenzar recién cerca de las 2 de la tarde, la merienda a eso de las 5 y la cena a partir de las 21 o 22 horas.

    Esto también significa que es muy frecuente ver gente comiendo muy pasada la medianoche.

    Obviamente, como decimos siempre sobre las grandes ciudades, lo bueno es que encontrarás alternativas desde temprano para comer, ya que el turismo muchas veces lo requiere, pero da por hecho que difícilmente veas a algún madrileño (más allá del servicio).

    Otra cosa que debemos destacar es que, si bien con el paso del tiempo eso es cada vez menos frecuente, casi todo cierra a la hora de la siesta.

    Los bares y las cafeterías suelen tener horario corrido desde las 6 a las 2 h, e inclusive hasta más tarde, especialmente en las zonas para salir (como La Latina, Malasaña o Chueca)

    Sin embargo, ten en cuenta que sus terrazas (o aceras) y patios a veces tienen permisos más limitados por lo que cierran una o dos horas antes.

    Los restaurantes en Madrid generalmente abren sus puertas a las 12 del mediodía y cierran a las 16 o 16.30 h y reabren a las 20.30 o 21 para cerrar alrededor de la 1 h.

    Hay muchos que tienen servicio corrido y la mayoría de ellos se encuentran en las zonas más turísticas, como en los alrededores de Plaza Mayor o Puerta del Sol.

    Los domingos suelen abrir durante el servicio del mediodía, aunque es cada vez más frecuente ver mucha cantidad de comercios abiertos por la noche también, sobre todo en el centro de la ciudad.

    Los supermercados o las tiendas dedicadas a la alimentación abren de lunes a domingo de 9 a 22 h (aunque los grandes hipermercados pueden hacerlo desde las 7.30 hasta las 2 de la madrugada).

  • Propinas

    En Madrid, y casi en toda España, la propina generalmente no viene incluida en la cuenta final.

    Entonces, como siempre decimos, si la comida te ha parecido rica y los camareros han sido amables contigo, intenta dejar algo de propina.

    A ti no te representará un cambio significativo en tu presupuesto y a ellos, más allá del regocijo de sentir tu agradecimiento por haber realizado bien su trabajo, les representa muchas veces un cambio sustancial en su ingreso.

    La propina suele oscilar entre el 10% o el 15% del total de la cuenta.

    Por último te recordamos que al igual que en cualquier lugar del mundo, un simple “muchas gracias” nunca jamás puede estar de más: más allá de ser una capital, Madrid es una ciudad amable y verás que tu trato se verá recompensado.

  • Hazle caso al camarero

    Aquí tenemos una recomendación básica: siempre debes hacerle caso a la recomendación del camarero.

    Conocido es el culto a la comida que rinden los españoles, es por ello que jamás tratarán de engañarte o servirte algún platillo feo, viejo, caro o en mal estado.

    Si hay algo de lo cual los madrileños están orgullosos es de su gastronomía, por lo tanto, ¡hazle caso a los que saben!

    Sinceramente, los mejores platillos que hemos probado en Madrid han sido siempre los recomendados por el personal del lugar, por lo que sabemos lo que te estamos diciendo.

  • Adéntrate en los barrios

    Es probable que si caminas por los alrededores del Museo del Prado, la Plaza Mayor o Puerta del Sol veas a pocos madrileños comiendo.

    Esto es porque los mejores locales, con comida más auténtica y a mejor precio casi siempre están ocultos en los barrios más autóctonos y menos turísticos de Madrid.

    Es por eso que nuestro consejo es que te dediques a explorar los barrios de La Latina, las Letras, Lavapiés o Chamberí en busca de las fondas y bares a los que asisten los madrileños.

  • Salteate el desayuno del hotel

    A menos que el desayuno esté incluido en tu estadía, en Madrid pagar por un desayuno de hotel verdaderamente es un despropósito, ya que generalmente son caros para lo que obtienes.

    En cambio, te sugerimos salteártelo y dirigirte directamente a una cafetería de barrio donde puedes tomarte un café con un acompañamiento por menos de unos €3 o €4.

    Madrid es una de las capitales de Europa más baratas para disfrutar de un pocillo de café, ¡aprovéchalo!

Qué comer en Madrid

Entonces, aquí viene lo bueno: ¡una lista de recomendados de qué comer en Madrid!

Te contaremos antes que no hace falta disponer de un presupuesto ilimitado para poder disfrutar la excelencia gastronómica de la capital española, por lo que casi ninguno de estos platillos te dejará en la quiebra.

Platillos típicos madrileños

Si quieres algo auténtico, aquí tienes algunos de los mejores platillos madrileños:

  • Entradas y principales

    – Bocata de calamares: este es uno de los platillos que más consumimos durante nuestra estadía en Madrid ya que es ideal para llevar al paso. Es nada más ni nada menos que calamares empanizados y fritos dentro de un pan tibio. ¡Una bomba!

    – Tortilla: este inoxidable clásico es, a nuestro entender, la carta de presentación de cualquier restaurante español. Si vas a un sitio y pides una tortilla de patatas y no es de tu gusto, ¡huye despavorido! Nada puede ser rico en ese lugar si el chef no sabe hacerla.

    – Cocido madrileño: este exquisito plato pudimos probarlo en casa de unos amigos madrileños y nos pareció fabuloso. Es un guisado de garbanzos con panceta, jamón ibérico con su hueso, algún trozo de carne, vegetales y fideos. Ideal para el invierno.

    – Fabada: si bien este plato es también conocido como fabada asturiana, es también un clásico en la capital española. Es un guisado de frijoles (alubias), chorizo, tocino, morcilla y costillas de cerdo. Sin dudas, es uno de los platos más deliciosos que hemos probado.

    – Callos a la madrileña: si bien no lo probamos durante nuestra visita, este es probablemente el platillo más típico de Madrid. Es una especie de guisado hecho con estómago de res, patas y hocico de cerdo y jamones.

    – Huevos estrellados: un sencillo revuelto de papas fritas, huevos fritos y jamón: nada puede salir mal de esa combinación. Excelente para un desayuno super calórico antes de tus largos recorridos por Madrid.

    – Paella: si bien esta receta es originaria de Valencia ya se ha convertido en un clásico de la gastronomía española y puede conseguirse en muchos lados de Madrid. Sus principales ingredientes son el arroz, el azafrán, tomates, ajos y pimientos y hay diversas versiones con pollo, cerdo, res o frutos de mar.

    – Gallinejas: no se encuentra en el ranking de nuestros favoritos, pero son super populares en todos los bares y tabernas de Madrid. Son vísceras de cordero fritas en su propia grasa.

    – Patatas Bravas: ¿qué decir de este clásico que no se haya dicho? Son papas cubiertas con salsa picante (salsa brava). Es el snack madrileño por excelencia y no puede faltar en ninguna picada o tapeo.

    – Gazpacho: esta sopa fría, proveniente de Andalucía, es súper popular entre los madrileños, especialmente durante las tardes de verano. Está hecha a base de tomates, aceite de oliva, pan y hortalizas.

  • Postres y dulces

    – Rosquillas de San Isidro: son ni más ni menos que ¡rosquillas!. Lo único que tienes que saber a la hora de pedirlas es que se distinguen en tontas y listas. Las listas llevan baños o coberturas y las tontas no tienen ninguna cobertura.

    – Bartolillos: son una especie de empanada rellena de crema pastelera y se cubren con azúcar impalpable y canela. ¡Deliciosas!

    – Chocolate con churros: este es un super clásico madrileño que siempre recomendamos. No hay nada mejor que un buen chocolate con churros para combatir el frío invierno madrileño.

    – Torrijas: son trozos de pan embebidos en leche, pasados por huevo y luego freídos y espolvoreados con azúcar. Es una merienda típica “de abuela”.

  • Bebidas alcohólicas madrileñas

    – Queimada: es una especie de trago que se hace en base a cáscaras de frutas (generalmente limón), azúcar, orujo y algún licor o whisky.

    – Orujo: esta bebida es elaborada artesanalmente con hollejos y semillas de uvas cocinados y fermentados. Se puede tomar solo o se utiliza como base para otras bebidas.

    – Tinto de verano: vino con soda o jugo de limón. Se toma como refresco en los días calurosos.

    – Clara de limón: cerveza con jugo de limón (generalmente gaseosa), super refrescante cuando hace mucho calor. Los más viejos le llaman “jugo de niñas”.

    – Rebujito: vino blanco dulce (o jerez) mezclado con Sprite o alguna gaseosa de limón.

    – Kalimotxo: es una mezcla de vino (generalmente de baja calidad) con bebida cola. Para nosotros es un poco un sacrilegio, pero a muchos españoles les encanta.

    – Cerveza: si bien hay tantísimas variedades, la que más hemos tomado en Madrid es la San Miguel, proveniente de Málaga. Si quieres probar algunas variedades locales, La Cibeles y La Virgen Jamonera son muy populares.

Tours gastronómicos en Madrid

Una de las mejores formas de conocer la comida madrileña es a través de los locales, puedes hacer alguno de estos recorridos gastronómicos que valen mucho la pena: