Una mirada de Turquía

Un delineado árabe recién hecho, oscuro y con precisión milimétrica alrededor de sus ojos hacía que el blanco de ellos se iluminara como una luz al final de un túnel visible incluso con el sol de medio día. Una luz que te atrae, hipnotiza y te hace perderte en su iris color miel.

Un velo negro de dos piezas impedía ver las facciones, rasgos e imperfecciones de su rostro pero sus ojos fueron más que suficientes para capturarme y evocar emociones de forma inmediata.

Nuestras miradas jamás se cruzaron más allá de un segundo, quizás el encuentro entre ellos fue por error ya que desde pequeña le habían enseñado a no mirar a extraños, mucho menos a los hombres. Pero aún así, ese segundo en el que nuestros ojos se encontraron fue suficiente.

Continuó su camino y yo intentaba saber o imaginarme más sobre ella o al menos comprender que había sucedido, ¿cómo era posible que me había cautivado tan rápidamente por algo tan simple como una mirada?

Desconocía todo sobre ella, su rostro me era ajeno y su figura tan solo existía en mi imaginación, siendo alimentada por la casi imperceptible silueta de su cuerpo que con cada paso que daba se marcaba de forma sutil en el velo negro que caía hasta sus tobillos.

Sabía que era hermosa, pero me era imposible describirlo o explicarlo pues no la conocía y quizás nunca llegaría a hacerlo.

Este pequeño encuentro que tuve en una ocasión en un barrio musulmán de India refleja perfectamente mi historia con Turquía. Sabía de su existencia, todo mundo me hablaba de lo hermoso que es, lo mucho que me gustaría y como caería rendido a sus pies pero yo no lo podía saber, lo único que conocía era lo que el país le presenta a todos los desconocidos, una mirada.

Turquía5

La unión de Europa y Asia por un pequeño puente en Estambul, las cuevas de Capadocia y su vuelo en globo al amanecer, las ruinas de Éfeso y las cascadas de Pamukkale son tan sólo unas de las muchas miradas que podemos ver del país y hacen que nos enamoremos de él sin siquiera conocerlo.

La posición geográfica de Turquía ha hecho de este país el punto de encuentro de cientos de culturas a lo largo de los siglos. Desde China la ruta de seda culminaba aquí. Los romanos establecieron colonias y el cristianismo se formalizo como religión en esta zona. Sus valles han sido bañados en sangre a través de los siglos con guerras en nombre de la religión o en intentos de los imperios de mantener, obtener o recuperar la prodigiosa posición para acceder a las riquezas de Oriente.

Turquía ha logrado crear una identidad única y reconocible en cualquier parte del mundo. Sus calles se llenan de olores de las pipas de agua (Hookah), las tardes se pasan entre tazas de té y las mañanas se comienzan con un café capaz de predecir tu futuro si aprendes a observar las imágenes que se quedan en los sedimentos de la taza.

La gastronomía es un reflejo de la historia de esta nación. Sus sabores son fuertes y denotan la presencia de especias de oriente las cuáles se mezclan con recetas milenarias de occidente, en conjunto crean platillos que son distintivos y que han sido reproducidos en el mundo entero por su exquisitez.

Turquía7

La misma mezcla cultural está marcada en la personalidad de sus habitantes, tienen un carácter fuerte pero no dudarán en ayudarte o invitarte una taza de té en un pequeño banco en medio de la calle para conversar aún y cuándo ningún de los dos hablen un idioma en común.

Viajar por Turquía es admirar paisajes naturales espectaculares pero también es visitar y estar en los lugares dónde sucedieron hechos que marcaron el curso de la historia actual. Algo como el descubrimiento de América por parte de los españoles tan sólo fue una consecuencia del control del imperio Otomano sobre la región lo que forzó a los reinos de Europa buscar rutas alternas de comercio.

El país es rico en cultura, historia, gastronomía. Sus ciudades han visto nacer y morir imperios y religiones. Perderte en cualquiera de sus calles es adentrarte en la historia de civilizaciones tan antiguas como la misma historia del hombre.

Turquía12

Pero así como la belleza de la mujer que se encuentra oculta detrás de un niqab y que sólo es visible para su círculo cercano de familiares y amigos lo mismo sucede con Turquía, podrás ver cientos de miradas del lugar pero sólo podrás apreciar su verdadera belleza una vez que seas parte del selecto grupo de afortunados que ha podido viajar y conocer de cerca el país.

Nota: Un agradecimiento especial a la agencia Ada Vegas Travel que con su apoyo pude conocer algunas de las muchas de las bellezas del país. Si están considerando un viaje les sugiero ponerse en contacto con ellos, los miembros de su equipo que hablan español les ayudarán en hacer su visita a Turquía una experiencia única.

 

Mas fotos de Turquía:

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Turquía24

Turquía23

Turquía21

Turquía20

Turquía18

Turquía17

Turquía15

Turquía16

Turquía13

Turquía11

Turquía8

Turquía6

Turquía1

2017-06-30T13:44:51+00:00

2 Comments

  1. Maresa abril 10, 2017 at 1:56 pm - Reply

    Siempre que busco referencia para viajar, me encanta entrar a tu blog, ojalá puedas escribir más de lugares poco comunes o no tan turísticos como este. Hermosas fotos!
    Estoy planeando viajar a Turquía, ¿sabes cuáles son los mejores meses para disfrutar de este país? Sabes si existen limitantes por ser mujer?
    Saludos!

    • Alejandro abril 22, 2017 at 8:06 pm - Reply

      Hola Maresa,

      Gracias, me alegra que te guste el blog. Intentaré escribir más al respecto, sobre tus dudas, los mejores meses sería el otoño ya que el calor disminuye bastante. Sobre las limitantes, la verdad es que Turquía es un país bastante moderno y progresista así que no creo que haya ningún problema para viajar ahí.

      Saludos

Leave A Comment