Dentro de mi artículo “Qué empacar en una mochila para un viaje por el mundo” explico todo mi equipo de viaje. Doy recomendaciones de artículos, equipo, mochilas, ropa, etc. que empaqué y actualmente estoy cargando en mi mochila en mi viaje.

El artículo ha recibido una excelente respuesta, he recibido mensajes de personas que se basaron en ese artículo para empacar lo que se llevarán en su próximo viaje, pero tiene un defecto y es que lo escribió un hombre.

Aunque todo el equipo que mencioné  se pueden usar tanto por hombres como mujeres siempre habrá ciertas cosas que no podré recomendar o incluir en esa lista ya que no tengo la experiencia en el tema.

Por ejemplo, uno de los comentarios que recibí en el artículo fue:

“súper artículo, te falta cómo empacar los brasieres para las chicas y cómo lavarlos apropiadamente de manera que duren más y no hagan tanto espacio en la maleta por su copa 🙂 ó recomendar los deportivos por ejemplo. nosotras también viajamos. gracias!”

Mi respuesta fue simple: no tengo experiencia por eso no lo había hecho.

Gracias a ese comentario me di a la tarea de buscar a las expertas y escuchar sus recomendaciones de qué empacar para un viaje si eres mujer.

Aquí están las cosas que:

  • Pensaron que utilizarían pero jamás usaron
  • Pensaron que no usarían y que llegaron a necesitar
  • Las cosas con las que no podrían dejar de viajar

Dentro del artículo también encontrarás recomendaciones personales y links a otros artículos de las viajeras para complementar la información. Así que si no sabes que empacar para un viaje a Europa, Asia o cualquier parte del mundo, aquí tendrás toda la info.

Eliana Barrionuevo de Dar Vuelta al Mundo

Solo tres prendas de toda la ropa que cargo, viajaron conmigo desde el inicio. El resto se rompió, se regaló o fue olvidada quien sabe dónde.

Mi itinerario incluía venir a Australia con la Working holiday, así que supuse que serían necesarios un par de zapatos formales, pero con unas zapatillas negras me las arreglé bien.

No puedo dejar de viajar con mi cámara y mi Netbook, pero sólo porqué las uso para trabajar. La verdad es que si no lo hiciera, a lo sumo viajaría con una tablet ¡es odioso el momento de ir a la playa y no tener donde dejar estas cosas!

Después de más de un año de viaje puedo decir que no hay nada que pudiera haber olvidado que hoy me haga falta.

Un par de consejos: si tienen algo en la mochila que no usaron por meses, es hora de regalarlo, todo se puede comprar en el camino y no a un precio muy caro, nada de souvenirs ( que los recuerdos queden en las retinas y el corazón) , las calzas (Leggins) negras combinan con todo (y ocupan poco espacio) y las remeras (camisetas) largas pueden ser fácilmente vestidos. ¡ ropa multifuncional+telas livianas = la mejor combinación !

Maru Orza de Kombi Rutera

Ella tuvo una experiencia por empacar de menos y se quedó sin bombachas (Pantaletas, panties, bragas, calzones…etc) durante su viaje, puedes leer la historia completa aquí: Este asunto de las bombachas

Pero también decidió ayudar con sus consejos.

¿Qué empacaste pensando que te haría falta pero jamás usaste?

Muchas cosas, como por ejemplo unas botas de lluvia que en casi 4 años jamás usé! Hay que aprender a manejar el “por las dudas” en los viajes. Si dudas, es mejor dejarlo, que cargarlo.

¿Qué NO empacaste y te hubiera gustado haberlo empacado?

Cuando ocurrió “ese asunto de las bombachas” fue el único momento en que me pregunté “qué me costaba salir con más de 5 bombachas, si no ocupan espacio ni pesan!”.

que empacar para un viaje

Foto de Kombi Rutera

Tip de Mi Viaje por el Mundo: Yo compré unos boxers Ex-Officio, también hay ropa interior ex Officio para mujeres, son caros pero en verdad que vale la pena. Jamás volveré a comprar otro tipo de ropa interior, son durables, secado rápido, elimina olores, etc. Lavas en la noche, usas en la mañana.

¿Qué es lo único con lo que no puedes dejar de viajar?

Creo que con mis cosas de higiene personal: cepillo de dientes, peine, pinza de depilar (fundamental) y un botecito de crema humectante. Más allá de mi anotador, lapicera y cámara de fotos.

Annick de Diabarama

Mis maletas son muy parcas. Viajo con lo menos posible, que pese lo menos posible, y si realmente me hace falta algo, prefiero comprarlo por el camino. Pero tiene que ser imprescindible.

Tengo que decir que el tipo de viaje que suelo hacer implica mucho desplazamiento, así que ir ligerito de equipaje es fundamental. Tampoco me duelen prendas si me tengo que deshacer de cosas, verbigracia: en 2013 hice un viaje por Europa y tuve que tomar un vuelo de Ryanair en un determinado punto del viaje en el que ya había comprado algunas cosas (era Varsovia y hacía más frío…) Para acceder al avión te pesaban la maleta, y, aunque el volumen era correcto, el peso era algo más elevado de lo permitido.

Se quedaron en el aeropuerto todas las guías de viaje de todos los países que ya había recorrido: era lo más pesado que llevaba.

Tip Mi Viaje por el Mundo: Hay guías que incluyen muchos países y que parecen directorio telefónico, algunos viajeros van arrancando las hojas de los lugares dónde ya estuvieron para ir aligerando el peso de las mismas.

A la hora de hacer la maleta, llevo dos cosas en el bolsillo externo: la tablet y un pequeño neceser con líquidos. Así tardo poco en pasar los controles. Los líquidos son siempre los mismos: tubito de pasta de dientes, una loción corporal de 100ml, la pomada que uso para el ojo y un desodorante tamaño mini. No viajo sin esto.

Lo que no suelo incluir y me gustaría haberlo hecho es una buena anécdota: una pinza de depilar. Este hecho, junto con lo primero que he contado respecto a que si lo necesito lo acabo comprando, hace que tenga una colección de 8 pinzas en casa

El año pasado me tiraron una al tomar el vuelo de vuelta en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, junto con una lima de uñas.

No veas el percal que tenía pensado montar con ellas, ¡cachis! Ahora tengo una con funda que compré en Catania hace un par de meses y me la estoy llevando a los últimos viajes en el neceser de cosas secas. No la saco de ahí, no vaya a ser que tenga que comprar la novena.

Realmente, no meto nada en mi mochila con ruedas que no vaya a utilizar. No soy muy de “por si acasos”: miro el tiempo antes de ir, ropa la justa, todo muy práctico.

Gabriela de Plan B, Viajero

Algo que empaqué de más fue un jean (pantalón de mezclilla o vaqueros) jamás lo usé, ocupo espacio y me sumo peso. Luego aprendí que este tipo de telas claramente no son ni cómodas y ni resultan convenientes para viajar.

Tip de Mi Viaje por el Mundo: Yo por el contrario viajo únicamente con 2 jeans, son pesados, calurosos y difíciles de lavar, pero crecí con ellos, me gustan, me siento cómodo y estoy dispuesto a soportar estos contras con tal de sentirme cómodo. El tema de los jeans es complicado con los viajeros, algunos se arrepienten de no llevar y otros de llevarlos.

En el 2012 cuando arranqué el viaje me hubiera gustado comprarme la piedra alumbre! (sal cristalizada y es un desodorante natural) en cambio me lleve un dañino desodorante anti-transpirante que terminó irritando mis axilas.

Por suerte luego pude conseguir la famosa piedra en México.

Piedra Alumbre. Foto de Plan Viajero B

Piedra Alumbre. Foto de Plan B, Viajero

Algo con lo que NO puedo dejar de viajar es con la copa menstrual: una copa reutilizable que se ubica dentro de la vagina al momento del periodo menstrual y cumple la misma función que una toallita o un tampón (excepto que acumula el flujo en vez de absorberlo)

No contiene blanqueadores, desodorantes o geles absorbentes. No interfiere con el entorno de la vagina, no causa irritación y NO genera mal olor, ya que en sí lo que lo ocasiona son los productos desechables que no permiten al cuerpo respirar.

El hecho de que sea un elemento reutilizable la vuelve amigable con el medio ambiente.

Es súper cómoda para andar en bici, nadar (sin tener que quitarla al salir del agua) y para ser utilizada de manera continua hasta por 12 horas.

Sé que le primera vez que se escucha hablar de la copa nacen mil y una dudas, yo al principio no quería saber nada. Al usarla mi concepto de ciclo menstrual cambió por completo! Ni notas que la llevas puesta!

PD: Se calcula que una mujer durante su vida fértil llega a utilizar alrededor de 15.000 toallas femeninas, 15.000!!!!! Es mucha basura, ¿no? A la Tierra le toma entre 100 a 600 años desaparecer estos desechos, desechos que culminan en rellenos sanitarios, mares, ríos, lagos, donde afectan a la vida de otras personas y animales, dañando el paisaje y hábitat contaminándolo para siempre.

Da clic aquí para leer más sobre Plan B, Viajero y sus opciones ecológicas y baratas para viajar limpio 

Lucila de Viagem Cult (Blog de viajes en portugués)

Les comparto algo que siempre llevo conmigo en los viajes, sea de pocos días o de varios meses, una pinza! Sí, es que me encanta estar sacando uno que otro pelito rebelde. Además, la pinza también sirve por si uno se clava una astilla en el dedo. Es un ¨aparato¨ multiuso 🙂

Un recurso que suelo usar cuando estoy viajando si sé que en un determinado día no voy a poder lavar la ropa interior es usar un protector higiénico, tipo Carefree.

Se puede cambiar eso nomás y seguir usando la misma ropa interior por un día más. Y en último caso también se puede dar vuelta la ropa interior. Eso no es tán eficiente como usar un protector higiénico, pero puede ayudar.

Aquí más consejos de Lucila para mujeres que viajan solas

Patricia de Mad About Travel

Con los años he aprendido a viajar sólo con lo básico y con lo que realmente voy a usar. Pero eso no quita que hace años, cuando empecé a irme por ahí, metí el secador del pelo en la mochila, como si fuera una grandísima necesidad. !No lo usé ni una sola vez!

En un viaje a Croacia se me olvidó meter en la maleta unas chanclas para la playa de esas que se atan al tobillo y te permiten andar sobre las rocas sin destrozarte los pies. Pensé que en las costas croatas habría playas de arena dora… y me equivoque. Vamos, el segundo día me compré unas y todavía las conservo. Una de las mejores compras viajeras que he hecho en la vida.

Tip de Mi Viaje por el Mundo: Invierte en unas buenas chanclas / huaraches, que sean cómodas y que puedas usarlas en cualquier situación. Yo compré unas que uso casi a diario para salir a explorar las ciudades, ir a la playa e incluso ducharme. Viajo con unos huaraches y unos zapatos, es todo.

Para mi lo único imprescindible cuando viajo es mi cámara de fotos y una libreta para tomar notas de las experiencias vividas en el viaje. Pero si me tengo que poner un poco más materialista, siempre me llevo una bolsita con mis básicos de cosmética.

Virgina de Por las Rutas del Mundo

Virgina está por comenzar la segunda etapa de su viaje en bicicleta por Suramérica y aquí sus consejos.

Cuando viajábamos en el “motorhome” (casa rodante)  directamente trasladé mi ropero de la casa al vehículo. Durante los nueve meses de viaje me di cuenta que había usado la misma ropa y la mayoría solo la saqué a dar una vuelta.

La decisión de cambiar la forma de viajar y seguir en bicicleta tuvo su momento tenso cuando debí elegir qué indumentaria y accesorios llevar. No sólo por una cuestión de peso, sino de espacio.

Por empezar, no incluí los corpiños “normales” sino que llevo dos deportivos. Me resultan tan cómodos que, en los momentos que no estoy viajando, los sigo usando.

Ya sé, me van a decir que para lucir una musculosa para salir no quedan muy bonitos. Pero déjenme decirles que existen corpiños deportivos con breteles delicados o, como hago yo, me pongo la parte de arriba de la bikini y escondo las tiras.

Consejo: busquen que las prendas que lleven tengan múltiples usos y que combinen con el resto de la ropa que tienen en el equipaje. De esta forma, con tres o cuatro mudas pueden hacer varios conjuntos.

Hablando en términos de ropa y accesorios femeninos lo que llevo siempre en los viajes (no me linchen) es la planchita de pelo.

Antes que empiecen con el tema del peso y espacio, conseguí una re barata, súper compacta y ultra liviana. Sirve solo para hacerse el flequillo (que es para lo que la uso).

Que llevar en un viaje en bici_Fotor

 

También llevo una lata chica (donde venían unos caramelos) con un costurero mínimo: dos agujas de coser, un carrete de color negro y otro blanco, cinco alfileres y tres alfileres de gancho.

Y otra cosa que llevo a todos los viajes, desde que las conocí, son las famosas “Crocs”, esa sandalias de plástico de colores con agujeros. Serán feas y todo lo que digan pero son muy pero muy cómodas para caminar e incluso andar en bicicleta. Y si hace frío, te las pones con media.

Tip Mi Viaje por el Mundo: Los huaraches que mencioné son marca Crocs, no son tan feas como las zapatillas que lleva Virgina pero la verdad es que son muy versátiles. Son las que usé todo el tiempo durante Asia. Salía a recorrer las ciudades, caminar todo el día con ellas, en las playas, en la ducha, etc. Cuándo tenga que comprar unas nuevas no lo pensaré dos veces.

Si quieres leer más consejos de Virgina sobre cómo viajar en bicicleta, da clic para leerlo: ¿Cómo hacer un viaje en bicicleta?

Erika de Viaje sin destino

Cuando salimos de viaje me propuse llevar sólo lo elemental de ropa, pero lamentablemente no fue así.

Cantidad terminó por quedarse en el camino, sobre todo aquella que ocupaba mucho lugar, era trabajosa para lavar a mano o tardaba mucho en secar.

Reemplacé los Jeans (vaqueros o pantalones de mezclilla) por calzas y polleras (Leggins y faldas) que siempre son mas cómodas y fáciles de tener limpias, ¿Alguna vez trataron lavar un jean a mano, y para colmo intentar que seque en temporada de lluvias en pleno Amazonas?, No gracias!

Cuando salí de Buenos Aires quería una copita menstrual, pero el tema recién llegaba al país y casi no se conseguían. Hace poco pude comprar una y es de esas cosas que literalmente te cambian la vida. En general cambiamos todos nuestros productos de higiene por aquellos que son ecológicos, económicos y veganos: Piedra de alumbre, jabón no tóxico, shampoo casero o biodegradable.

¿Qué es lo único con lo que no puedes dejar de viajar?
Mi navaja! Tal vez suene poco femenino pero desde los 15 años tengo una Victorinox que siempre llevo en la cartera/mochila, y en estos 13 años siempre me ha salvado.

Tiene tijera, pincita de depilar, cuchillo para esas ocasiones que toca armar un sandwich a mitad de una caminata y te das cuenta que tienes un tomate pero no trajiste cuchillo, bingo!.

La marca Suiza es la mejor, sigue afilada después de tantísimos años de uso constante.

Para finalizas sólo me resta agradecer a todas las chicas viajeras que decidieron colaborar. Espero que este artículo te haya dado consejos e ideas para tu próximo viaje, si estás comenzando por planearlo te invito a que pases a la sección de Planea tu Viaje de mi blog, ahí encontrarás toda la información que necesitas para hacer tu viaje realidad.