Nota importante: Este artículo es parte de una serie de artículos para planear tu viaje por el mundo disponible ÚNICAMENTE para mis suscriptores, así que si quieres leer el resto de los artículos puedes suscribirte al blog al final del artículo y empezarás a recibirlos inmediatamente.

Ya sabes a donde ir, cuánto tiempo quieres estar viajando y cuánto te va a costar, ahora esta es la parte más importante de tu viaje: EL DINERO.

RetoMiViajeXelMundo

Hay muchas formas de reducir los gastos durante un viaje e inclusive algunas de viajar gratis PERO hablaré de eso en otros artículos y emails, en esta ocasión te enseñaré exactamente que fue lo que yo hice para ahorrar para Mi Viaje por el Mundo, empezando con la base de todo.

Motivación

Ahorrar es como hacer una dieta, es difícil al inicio, te vas a limitar al punto que tus amigos te verán y juzgarán, pero lo pero es que en ocasiones te dirás a ti mismo “¿Qué tanto es tantito?”

Por esta razón la motivación es la clave para hacer realidad tu sueño, principalmente por que ahorrar para un viaje en el cual durarás varios meses o años no es algo que vas a construir de un día para otro, mucho menos ahorrar para él. A mi me tomó 3 años de sacrificios y ahorro lograr hacerlo y la única forma en que lo hice realidad fue que me mantenía motivado todo el tiempo.

Para lograr mantener esta motivación al máximo tuve que hacer varias cosas las cuales me recordarán el objetivo final: VIAJAR POR EL MUNDO

Motivación en el trabajo.

Quizás ya lo hayas leído en mi blog, pero renuncié a mi trabajo en una gran empresa con grandes oportunidades de crecimiento, no lo hice por que lo odiará, la verdad es que disfrutaba MUCHO mi trabajo. Tenía el mejor jefe del mundo (Literalmente y le estoy sumamente agradecido por todo su apoyo), mis compañeros de trabajo y equipo eran mi familia, con mis amigos y mejores amigos tenemos una dinámica entre nosotros donde siempre seguimos en contacto sin importar en que parte del mundo estemos, pero convivir con las mismas personas durante casi 5 años por más de 8 horas al día hace que formes unos lazos mucho muy profundos, realmente para mi lo más difícil de irme de México fue despedirme de ellos; por último disfrutaba lo que hacía, la planeación estratégica y evaluación financiera de los proyectos, puedo pasar horas haciendo modelos financieros y analizando ideas sin problema y era justo lo que hacía.

También había varios contras de trabajar en mi empresa como en todo, pero cuando estás en una situación en donde te sientes tan confortable pero quieres hacer un cambio entonces es realmente difícil y debes mantener la motivación a tope todo el tiempo.

En el fondo sabía que tenía que viajar, que quería irme, ese era mi objetivo y tenía que hacer algo para seguir enfocado y lo que hice fue lo siguiente:

Cada día que me sucedía algo malo en el trabajo, es decir algo que me hiciera venirme para abajo emocionalmente, un momento en donde dijera “Tanto trabajo para nada”, situaciones en donde tan sólo quisiera salir de ahí por que no tiene caso, esos días de reuniones en donde no llegas a nada, esas personas que hacen que tu trabajo no avance y tan sólo te frustre, esas noches de desvelo para terminar un proyecto que a nadie le interesa, todos esos detalles en donde lo único que pudiera pensar era aventar todo por la ventana y salir corriendo, esos momentos eran mi motivación.

Aprendí a transformar cada una de esas situaciones en motivación, cada vez que me sentía así, abría el internet y empezaba a buscar fotos de países, ciudades, comidas exóticas. Comenzaba a leer blogs, artículos y a planear mi viaje.

Simplemente comenzaba a soñar despierto y eventualmente todas mis energías se renovaban para seguir adelante.

¿Quieres saber algo más? Frente a mi computadora tenía un pequeño calendario, el cuál aún conservo, y cada día que pasaba o me sentía que ya no podía lo marcaba con una cruz. Evolutivamente nuestro cerebro está diseñado a olvidar las experiencias malas, pero yo no quería olvidarlas, quería recordarme constantemente el número de días que la pasé mal y lo único que quería era irme a viajar.

IMG_1527

Esta fue quizás mi herramienta más poderosa para mantener mi motivación al máximo, cada situación mala aprendí a transformarla en energía para seguir adelante. Pero esto no era todo, construir un sueño no es algo de unas horas o en lugares específicos, es algo de todo el día, tienes que quererlo con todas tus fuerzas y pensar en ello en todo momento.

Motivación en la casa

Si no estaba trabajando estaba en mi departamento, mis horarios laborales me dejaban poco tiempo para hacer más cosas durante el día, poco a poco fui transformando mi habitación en un centro de planeación y motivación.

Frente a mi cama tenía pegado un mapa enorme del mundo, había puesto pines en los lugares a donde quería ir, cada vez antes de dormir y al levantarme era la primera cosa que veía. Me acercaba al mapa para intentar memorizar los países y ciudades del mundo, me imaginaba como sería la ruta que seguiría durante mi viaje, me la vivía soñando despierto como ya te mencioné.

Mapa Motivacional

En mi laptop cuando se activaba el salva pantallas había colocado fotos de Asia, como sabía que Asia sería mi destino a viajar, había seleccionado un montón de fotos para que aparecieran de forma aleatoria.

Motivación en los gastos del día a día

Cuando estás trabajando en volver realidad un proyecto de tan largo plazo los pequeños detalles cuentan y MUCHO, por esta razón tenía que encontrar la forma de mantenerme motivado en esos gastos que tenía día a día, como lo sería ir a comprar un café, una revista o pequeños gastos que parecen insignificantes pero cuando los sumas a lo largo de un año, es mucho dinero.

Para tratar de reducir mis gastos al mínimo indispensable y no dejarme llevar por la tentación use mi presupuesto como herramienta, como ya había determinado cual sería mi gasto diario de acuerdo a mi ruta de viaje, y espero que tu también ya lo hayas hecho usando la información de los emails pasados, cada vez que iba a comprar algo lo trasladaba en mi mente a días de viaje.

“Si me compró ese pantalón estaré desperdiciando 1 día de viaje, prefiero viajar” “Si sumo todos los cafés que pagué en el mes eso es una semana de viaje, prefiero viajar” Esos eran mis pensamientos diarios cada vez que iba a pagar algo que no fuera indispensable.

Motivación en las actividades

Desde el momento en que quieres volver un sueño realidad ese proyecto debe de ocupar tu mente a todo momento, debes de despertar y dormirte pensando en como volverlo realidad. La mejor forma de mantener tu motivación es tratar de hacer actividades relacionadas al tema. Durante el tiempo que estuve antes de irme empecé a leer libros de viajeros, comencé a asistir a actividades culturales relacionadas con los países que quería visitar, por ejemplo fui a un festival Japonés en la Ciudad de México, veía documentales y películas al respecto a esos países, entre otras cosas.

Ya sea viajar, iniciar un negocio, correr un triatlón o cualquier otro sueño que tengas y quieras volver realidad tienes que comenzar a realizar actividades que te acerquen a él, es una forma de hacerlo más real y tangible. Este tipo de motivación hace maravillas para mantener tus hábitos de ahorro y te sea más sencillo llevar la carga de lo que representa vivir una vida minimalista dentro de una sociedad consumista.

Pequeñas indulgencias

No todo tiene que ser sacrificios, te volverías loco si fuera así, en lo personal de vez en cuando me daba pequeños regalos o me permitía romper las reglas tan sólo para compensar el tiempo de sacrificios que llevaba.

Si te fijas metas de ahorro mensuales puedes premiarte de alguna forma, las pequeñas victorias se celebran con pequeñas recompensas, después de un tiempo el gran premio llegará, viajar por el mundo.

En mi caso estas pequeñas indulgencias venían en forma de ir a comer sushi, el cual no es barato, o comprar libros o hacer un pequeño viaje de vez en cuando. A pesar de que muchos de mis viajes estaban limitados debido a que no quería gastar mucho dinero el darme unos lujos era necesario.

Un viaje por el mundo no es algo que va a suceder de la nada, es algo por lo que tienes que trabajar todos los días, arduamente, tienes que realmente quererlo. Si en tu mente está: “Lo haré cuando tenga dinero”, “Cuando tenga tiempo”, “cuando me cambie a un trabajo dónde me paguen mejor y pueda ahorrar” “Cuando termine de pagar mi tarjeta de crédito” o cualquiera de esas cosas, jamás sucederá.

No importa cuantas limitantes crees que tienes o cuantos problemas crees que te suceden al mismo tiempo, eso no es cierto, la única limitante que tienes eres tu mismo, tú eres el único que se está autosaboteando para hacer lo que realmente quiere y justamente por esa razón cada una de las técnicas de motivación que te mostré anteriormente son necesarias, para evitar el autosabotaje.

Las personas creen que tengo mucha fuerza de voluntad para poder ahorrar o cambiar mis hábitos, la verdad es que no la tengo pero si tengo pequeños sistemas que uso para obligarme a hacerlo y el anterior es uno de ellos.

Podrá parecer muy exagerado todo lo que hice, pero lo volvería a hacer sin problema, todo con el único fin de lograr mis sueños.

Es cierto que hablé poco de cómo ahorrar para un viaje y más de cómo mantenerte motivado, pero la verdad es que esta es la base de todo, si no puedes mantenerte motivado y apegarte a un sistema de ahorro, no importa cuantas técnicas, consejos, tips o herramientas te enseñe a usar, no valdrá de nada. Esto es la clave de ahorrar y de cualquier proyecto, mantenerte motivado.